En las últimas horas se ha dado a conocer

La edición 128 del Clásico Regio se vivirá en uno de los momentos más delicados en la historia de Nuevo León, ya que tras un verano marcado por una larga sequía las protestas por el servicio de agua se han convertido en algo común en el estado, y pondrían en riesgo la realización del esperado juego. En las últimas horas se ha dado a conocer que varios habitantes del municipio de Guadalupe estarían listos para marchar en las calles en respuesta a la fallida estrategia de distribución de agua realizada por la administración de Samuel García, la cual ha dejado sin servicio por varios días a diversas zonas de este municipio en donde se encuentra ubicado el estadio BBVA, casa de los Rayados y sede del choque contra Tigres. «Sin Agua, No Hay Clásico» es la leyenda con la que se promueve esta protesta la cual busca que la atención de la ciudadanía se enfoque al problema que atraviesan Guadalupe y otros municipios con el agua en lugar del tradicional choque de los clubes regios. Hasta el momento ni Tigres ni Rayados han anunciado si tomarán medidas de seguridad ante esta protesta, ni las autoridades han respondido a las demandas de los ciudadanos o presentado un plan para trasladar a los equipos sin problemas.
Artículo Anterior Artículo Siguiente